El LED no consume nada, pero el miedo escénico sí.

Hoy estoy tomando un café en una cafetería a la que solía ir antes. Resulta que la han reformado, es como nueva, y una vez que se te pasa la curiosidad inicial, te das cuenta de que ahora tiene una iluminación muy agradable.

Lo mismo le estaba contando una persona a la camarera, que creo que es la dueña también.

Y esta camarera decía toda contenta que tras poner el sistema de iluminación que tienen ahora, tienen más clientes y gastan menos en luz. Vamos, todo ventajas.

Quizá era de los pocos establecimientos que aún tenía bombillas convencionales. Porque ahora son todo leds.

¿Pero sabías que los LED no son nuevos?

Llevan décadas. ¿Conoces esa lucecita pequeñita rojita que se enciende cuando tu TV está apagada? Pues es un Led. ¿Las luces de un coche, las del panel de velocidad y eso? También leds. LA lucecita del ordenador que te dice que está encendido? otro led.

El led siempre había sido un elemento que servía como indicador de un cacharro electrónico.

Pero donde otros veían sólo una lucecita, algún iluminado (perdón por el chiste fácil) se dio cuenta de que este cacharrito se podía usar para más cosas.

Y todo cambió.

Literalmente.

Da igual si estás leyendo esta nota de café desde tu móvil o desde tu ordenador. Ambas pantallas están formadas por miles de leds minúsculos.

Los móviles de hoy no serían posible sin los led.

¿Sabes porqué se usan en todas partes? Porque consumen poco.

Es decir, toda la energía que reciben la convierten en color, no se desperdicia nada. Con las bombillas antiguas, hay parte de la energía que sirve para iluminar, pero hay otra parte muy importante que se gasta en forma de calor. Los LED´s de ahora no calientan, toda la energía va para iluminar.

Pues ese concepto también está presente en tu día a día como músico. Porque una cosa es el nivel que tú sabes que tienes (al que llegas en tu casa), y otra el que muestras en tus actuaciones o audiciones, porque parte de este nivel se pierde por los nervios.

Haz una cosa.

Pon en un lado de la balanza todo tu potencial y todo lo que podrías disfrutar si fueras como un LED que no tiene pérdidas. Incluye también todas las oportunidades que sabes que no estás aprovechando, has rechazado, o no estás buscando.

Y en el otro lado de la balanza, pon lo que estás consiguiendo actualmente.

¿Eres un led, o eres una bombilla de las antiguas?

Esta pianista (C.B.) antes era del tipo antiguo y ahora es un led. Fíjate lo que dice:

«Yo antes me ponía super nerviosa en el escenario y lo pasaba fatal, y me salía fatal porque me temblaban las manos y todo el cuerpo.

Tras haber eliminado el miedo escénico mi nivel interpretativo es mucho mejor al que tenía antes del programa, no tiene nada que ver. Además antes tardaba mucho en tener una obra bien, y ahora no tardo ni la mitad del tiempo. Es super útil.»

Por cierto, el café bastante bueno.

 

Nos vemos,

Joseba

Despúes de prepararse tanto...
¿Porqué alguien sigue sin tener la seguridad y confianza en el momento de la verdad?

Es probable que asumieras como verdad desde el conservatorio que necesitabas practicar más para dar la interpretación que tú sabes que puedes dar, o que simplemente con exponerte más veces, los nervios se irían yendo.

Pero la realidad es que cuantas más veces actúas con la mentalidad incorrecta, lo único que podrías estar perpetuando es tu habilidad de tener nervios y de sufrir en el escenario en el momento de la verdad, acumulando malas experiencias.

Los deportistas llevan tiempo entrenando su mentalidad para llegar al alto rendimiento. Si eres un músico clásico y lo que quieres es disfrutar en el escenario, y sentir la seguridad que necesitas en el momento de la verdad, conectando con la música y contigo, igual te interesa saber cómo están consiguiendo otros músicos clásicos eliminar esos nervios y el miedo escénico con una metodología específica.

Pulsa en este botón para entender cómo funcionaría nuestra metodología contigo.