«Mi nivel interpretativo ha aumentado, incluso con menos preparación que antes.»

Como el entrenamiento mental ayudó a F.S.E (Pianista repertorista) a actuar delante de 1500 personas con seguridad y confianza.

Yo quería hacer desaparecer esa sensación tan incomoda y angustiosa que se me presentaba cuando tenía que tocar en público, algo que me hacía sufrir y me incomodaba independientemente de que pudiese rendir luego en el concierto. Me generaba mucha tensión, desazon y no estaba cómodo. Sufría.

He conseguido eliminar ese sufrimiento.

Por otro lado he conseguido centrarme en lo más importante, que es hacer música. Y olvidarme de otras cuestiones que lejos de ayudar molestan al hecho interpretativo.

Entrar en flow es una sensación que conocemos posiblemente casi todos, pero no sabemos cómo provocarlo. Ahora  es algo que lo puedo utilizar cuando quiera. Es un recurso que manejo a voluntad. No me maneja a mi, sino que puedo entrar en flow cuando quiera, instantáneamente.

Mi interpretación ha ganado en flexibilidad, lo controlo mejor. Porque el exceso de práctica hace que mecanices mucho las interpretaciones y eso lo utilices como remedio para las inseguridades. Sin esas inseguridades, aquello que ya te sale no necesitas repetirlo 70, 80 veces, ya sale. Es no ponerte palos en tu propia rueda.

La experiencia de trabajar con Joseba ha sido muy buena.  La verdad muy buena. Tiene muchos recursos para cualquier tipo de persona. Yo veo que es muy flexible, sabe entrar muy bien en lo que esa persona siente, no en lo que piensa, sino en lo que siente. Y es muy sistematico y tiene muy claro los objetivos que quieres en cada sesión. El progreso es muy fácil de evaluar y de medir. Uno mismo ve los resultados.

Aparte de ser músicos somos personas. Y hay algo que como persona me ha ayudado este programa, y es a ayudarme más conmigo mismo. Porque como artista o como persona tengo que hacer cosas para ayudar a los demás y para eso tengo que ser yo mismo, y estar fuera de miedos, de tensiones, de esas incomodidades que tiene el que dirán, el que van a pensar, el aquí me puedo equivocar, todo eso son lastres y enemigos de la persona y de la propia autenticidad de la persona, y así me siento más capaz de ser útil como artista, como profesor, como persona.