«La calidad de mi interpretación se ha liberado»

J.E. Trompetista profesional eliminó el miedo escénico y llevó su nivel interpretativo a otro nivel

Yo antes tenía muchos miedos en cuanto a miedo escénico. Cuando tenía que tocar, incluso con el profesor con el que preparaba mis audiciones, e incluso si me escuchaba mi familia, me ponía en tensión.

Y ahora todo eso ha cambiado radicalmente. Voy con la confianza de que sé cómo toco y así es como lo muestro.

La calidad de mi interpretación se ha liberado, la palabra es que se ha liberado. La base técnica y la calidad ya la tenía, la he trabajado para ello, pero sobre todo me liberado musicalmente.

Yo toco mejor ahora. Con años de estudio NO se puede conseguir este avance, no sin un cambio de mentalidad. Pero es que el cambio es de tocar bien a tocar muy bien, de tocar las notas a expresar a tocar cantando. Es un salto del cero al 100, no es del cero al 10, y claro el que escucha, ahora escucha a un músico.

Antes sólo disfrutaba cuando estudiaba en casa. Siempre era como que me refugiaba siempre en el estudio, “yo en casa lo hago muy bien”, porque estamos acostumbrados desde muy pequeños a estudiar en casa y hacer muchas horas, pero luego siempre, cuando llegaba el concierto y los días previos, cuando llegaba el momento de la verdad, estabas bloqueado.

No sabía si quería que pasara rápido, o si que se acabara, porque mi zona de confort era en mi estudio en tu casa.

En mi caso por ejemplo en las últimas ocasiones he tenido muchas ganas de tocar, me he sentido liberado. Ahora mi zona de confort se ha ampliado.

Esto me abre oportunidades profesionales, porque el trabajo que tengo actualmente está muy bien pero siempre he soñado con tocar en dos orquestas concretas, y para poder entrar tienes que tocar así, cantando, y tienes que poder expresarte. En las audiciones hay mucha gente, mucha competitividad, todos van a tocar muy bien, todos tocan muchas notas, y al final la diferencia está en esas pequeñas cosas.

No es cierto lo de que los nervios ayudan a sacar lo mejor de uno mismo, el nervio lo único que aporta es que te bloquea. Aunque digas que es un poquito de nerviosismo, no te acabas de sentir bien. Si en mi casa no lo necesito para dar lo mejor de mi, entonces en directo no tengo porque tener esa sensación de nervios,o esa pequeña tensión.

El programa está muy bien estructurado. Empiezas dándote cuenta de que los nervios no es como te debes de sentir para poder afrontar el momento de la verdad.
Por eso lo primero que cambias es tu forma de sentirte y aprender a cambiarlas cuando tú quieres, y vas solventando todo lo necesario durante el programa.

En mi caso yo conseguí quitar los nervios incluso antes de acabar el programa.

Este programa es la oportunidad de cambiar eso que tanto deseaba.

Además, mi mujer es la que más siente que he cambiado, me ve más feliz, más animado, optimista, con más ganas de hacer cosas. Ella es la que más lo ha notado